Una filosofía diferente

El bienestar físico y mental de los delfines bajo nuestro cuidado es nuestra prioridad número uno. El cuidado y la capacitación de los delfines para todas nuestras actividades se basan en la siguiente idea: cada vez que los delfines responden correctamente, son recompensados. Si cometen un error, simplemente lo intentamos nuevamente o pasamos a una tarea diferente.

En efecto, premiamos lo correcto e ignoramos lo incorrecto. Este es un método de condicionamiento operante llamado ‘’refuerzo positivo’’. Los comportamientos específicos se enseñan y moldean gradualmente al proporcionar a los delfines una variedad de ‘’reforzadores’’ para las respuestas deseadas. Estas recompensas son una combinación de elogios y atención; táctil (tacto) y alimentación (pescado).

Nutrición

Las necesidades nutricionales y calóricas de los delfines son tales que alimentamos a cada uno hasta 30 libras (14 kilos) de peces, proporcionados durante todo el día. Todos los delfines se alimentan con la dieta diaria requerida, independientemente del ‘’rendimiento’’, por lo que la comida no se utiliza como un medio de motivación.

Un ejemplo perfecto del rol mínimo de la comida en el entrenamiento es el hecho de que los catorce delfines nacidos bajo nuestro cuidado fueron entrenados por completo durante su primer año, antes de que comieran un solo pez, mientras dependían exclusivamente de la leche de su madre para alimentarse. Los elogios y la atención de sus entrenadores les ofrecen mucha motivación.

Nuestro enfoque de entrenamiento

Nuestro personal de cuidado de animales programa y regula cuidadosamente las experiencias públicas, evitando la rutina y la repetición para garantizar que los delfines no se vean afectados por sus actividades. La respuesta entusiasta y enérgica de los delfines a estos programas es indicativa de su nivel de interés. Las lagunas son lo suficientemente amplias como para permitir a los delfines la opción de detener cualquier programa simplemente dejando el área habitada por los visitantes.

Consideramos que nuestro programa de océano abierto es un símbolo de la relación de cooperación que los entrenadores han desarrollado con los delfines. A medida en que los delfines acompañan a los entrenadores en las excursiones diarias a mar abierto, tienen la libertad de salir o elegir regresar a ‘’casa’’. En ‘’casa’’, los delfines disfrutan de un entorno social dinámico en el que los delfines individuales exhiben patrones naturales de asociación entre ellos.

Messenger